Tipos de ladrillos y sus usos

Los ladrillos son el material básico por excelencia en el sector de la construcción. Por eso, a lo largo de este artículo dedicado a las ladrillos, te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre el material de construcción elaborado por el hombre más antiguo del mundo, sus tipos, sus usos y cómo mantenerlos. Consulta nuestro catálogo de ladrillos si tienes en mente algún proyecto que requiera de este material. ¡Calidad al mejor precio en MatMap!

Entérate de las novedades y no pierdas la oportunidad

Suscríbete a nuestro boletín informativo y te enviaremos un correo mensual con las novedades que veamos más interesantes para ti. No te preocupes, ¡no seremos pesados!

8 + 10 =

Los ladrillos son elementos usados para la construcción que tienen forma de paralelepípedo rectangular y sirven para levantar muros y otras estructuras. El ladrillo está considerado como el material de construcción fabricado por el hombre de mayor antigüedad. De hecho, ya se hacían en Oriente Medio hace más de 10.000 años. En el norte de Europa se considera un elemento esencial para la construcción de edificios domésticos y otras obras como castillos.

En la actualidad el ladrillo es un material imprescindible. Diseñadores y arquitectos lo usan constantemente en sus construcciones. Por ello, se dice que el ladrillo es un elemento que nunca pasará de moda.

De qué material está hecho el ladrillo

Seguramente te preguntes con qué se hacen los ladrillos, un elemento tan resistente y duradero. Si tienes dudas sobre de qué material está hecho el ladrillo, la respuesta es arcilla, un material natural muy común. La arcilla con la que se elabora el ladrillo es una roca sedimentaria que tiene partículas muy pequeñas de silicatos hidratados de aluminio. También contiene otros minerales mucho menos conocidos, como la montmorillonita o el caolín.

También es importante hablar del adobe, considerado como el precursor del ladrillo, puesto que contiene barro arcilloso y también se usa para la construcción de muros. No obstante, el adobe no se cuece. Así, el ladrillo es la versión inamovible del adobe, pues se cuece a altas temperaturas (unos 350 °C).

Tipos de ladrillos

Cada proyecto de construcción necesita sus materiales. Por ello, se elaboran diferentes ladrillos dependiendo de la finalidad, la necesidad y el aspecto final que debe tener la obra. Existen muchos tipos de ladrillos y conocerlos te ayudará a aplicar mejor todas sus características a tu construcción.

Ladrillo cocido de arcilla

Es el tipo de ladrillo más común que existe, hecho de forma artesanal. No tiene perforaciones y sus caras son rústicas. Se usa para construcciones que no precisen de mucha resistencia, más rústicas, pues no tiene mucha fuerza, lo que hace que no sea apto para viviendas.

Ladrillo macizo

Extrusionado o prensado, tiene un buen acabado y sus medidas son exactas. Además, este tipo de ladrillo posee huecos.

Ladrillos macizos perforados

Tiene más de un 10% de su superficie perforada. Si este porcentaje fuese inferior, ya sería considerado como otro tipo de ladrillo, el macizo. La principal característica de este ladrillo es su capacidad de resistencia, pues el mortero puede penetrar por las perforaciones verticales y aumentar su fuerza. Su peso es liviano y se usa normalmente para las fachadas de las viviendas.

Ladrillo hueco

Este tipo de ladrillos tienen perforaciones horizontales en el canto, por lo que rebaja su peso sin perder resistencia. Normalmente se usan para levantar tabiques que no tengan que soportar mucha carga. Según su grosor e hileras, los hay sencillos (rasilla o rasillón), dobles, triples o cuádruples.

Ladrillo refractario

El ladrillo refractario tiene una textura lisa y homogénea. Está hecho de los mismos materiales que un ladrillo común, pero en distintas proporciones. Así, es normal que te preguntes para qué sirven los ladrillos refractarios. Su resistencia al calor los hace útiles para cubrir áreas donde habitualmente se producen fuego y altas temperaturas como, por ejemplo, los hornos, las chimeneas y las calderas.

Ladrillo cara vista

Sin poros y muy estético, este ladrillo es perfecto para la decoración. Su ausencia de poros hace que aguante bien el agua y las bajas temperaturas. Así su uso en fachadas es ideal.

Ladrillo Borgoña

Con 3 o 6 agujeros, este tipo de ladrillo es muy usado para la decoración de interiores y exteriores. Resiste bien gracias al mortero, que se cuela por sus huecos. Es un ladrillo que mantiene las propiedades térmicas y acústicas. Además, es económico, accesible y fácil de colocar. Su lugar más habitual para su uso son los techos y las paredes.

Ladrillo clínker o gresificado

Este tipo de ladrillos son especiales porque se cuecen a altas temperaturas. Tiene más densidad y menos absorción de agua. De terminación gres, esmaltado y rústico.

Ladrillo decorativo de pared estilo rústico

Los ladrillos irregulares de color piedra se usan en paredes de casas rústicas por su originalidad. Se usan porque confieren un aspecto muy rural a las viviendas.

Cómo hacer una pared de ladrillos

Si quieres construir tú mismo una pared de ladrillo, debes saber que se trata de un proceso muy fácil y que no tendrás problemas si sigues nuestras instrucciones. Te contamos cómo hacer una pared de ladrillo tú mismo con 9 sencillos pasos:

  • Prepara los materiales que necesitarás: cuerda, nivelador, cinta métrica, estacas de madera, recipiente para la mezcla, cemento, mortero, maza, paleta, llana y una pala para cavar. No te olvides tampoco de escoger el ladrillo que vas a querer utilizar.
  • Primero deberás medir la longitud y altura del espacio que quieres crear, así podrás calcular la cantidad de ladrillos que necesitas. Debes sumar unos centímetros de mortero entre capa y capa para hacer el cálculo más exacto.
  • Cava una zanja para colocar el cemento donde pondrás el hormigón. La zanja debe medir aproximadamente unos 40 centímetros de profundidad. Piensa que se secará en dos o tres días. 
  • Pon unas estacas de madera en la zanja, haz que se nivelen y coloca el cemento hasta la superficie. Las estacas deben sobresalir. Entre el fondo de la zanja y la superficie deberá entrar la primera fila de ladrillos.
  • Recomendamos montar una primera hilera sin mortero para probar. Si ves que todo está nivelado, empieza a montar con mortero. También deberás cubrir cada ladrillo con la mezcla en ambos lados. Cuando lo tengas, presiona para que quede firme y resistente. Recuerda retirar el excedente de mortero de cada ladrillo.
  • Los bordes de los ladrillos deben quedar en el centro de los ladrillos ya colocados para que la pared tenga consistencia. Para que este tipo de estructura sea posible, tendrás que cortar algún ladrillo.
  • En cada hilera deberás comprobar el nivelador. Si colocas un hilo en cada tabla de madera, podrás verlo fácilmente y solo tendrás que subirlo en cada hilera para mantener el nivel.
  • Piensa que deberás rellenar con mortero las zonas que veas que tienen poca mezcla para asegurarte que la pared resista bien.
  • Una vez colocados todos los ladrillos, puedes esparcir cemento sobre la pared, siempre nivelándola con una llana para que el acabado sea uniforme. Deberás dejarla secar mínimo 2 días. Y, si quieres, podrás pintarla.

Reparar grietas en paredes de ladrillos

Existen varios factores que pueden ocasionar una rotura en los ladrillos. Independientemente de los mismos, según las características del daño, la técnica para reparar grietas en paredes de ladrillo variará.

Si es superficial o pequeña, puedes sellarla aplicando silicona transparente o del color del ladrillo. También puedes poner algo de polvo de ladrillo en la fisura antes de colocar el sellador para que tengan el mismo color. Esto no es recomendable en ladrillos rústicos o antiguos por su porosidad.

Si es una gran grieta, limpia a fondo la fisura con la ayuda de un cepillo de alambre y haz una mezcla de cal, agua y arena con colorante similar al del ladrillo. Si la fisura es muy profunda, aplícala en capas, dejándola secar antes de colocar una nueva, hasta que la rellenes por completo.

No obstante, a veces es mejor cambiar el ladrillo dañado cuando la grieta es de mucha magnitud. Para ello, taladra la masa alrededor del ladrillo dañado hasta dejarlo suelto. Retíralo, limpia el hueco, aplica mortero y coloca el ladrillo.

Como ves, no se necesita ser un gran experto para reparar una pared de ladrillo. Es algo simple que puedes hacer tú mismo.

Raquel Camps

«Una muy buena opción. Atentos y efectivos. Asesoramiento des del primer momento y seguimiento del pedido impecable. Volveré a confiar en ellos!» 

Helena

«Todo genial y muy amables»

New Home Inmobiliaria

 «Muy buena atención al cliente, siempre pendientes de todo y asesorándome. He comprado azulejos y suelo, todo perfecto, me he ahorrado bastante dinero, han sido rápidos y el material es de la calidad que esperaba. Sin duda volveré a repetir la experiencia.»

Catalina Lagura

 «Quería una puerta de segunda mano para mi casa y contactaron con los almacenes de derribo con los que trabajan hasta encontrar una puerta con las medidas que necesitaba. Fueron muy amables y atentos.»

MatMap es la plataforma descentralizada de compraventa de cerámicos para la construcción. Ayúdanos a acercar el sector a un modelo de economía circular.

NUESTRAS OFICINAS

C/ Lleida, 9, Entlo. Dcha.
03012 Alicante

 

ContactA con nosotros

info@matmap.com
+34 644 237 937

 

Open chat